En Portugal Cristiano Ronaldo le negó el autógrafo a una niña de diez años porque llevaba la camiseta del Barça. Cuando he leído la noticia me ha venido a la memoria el reportaje de TV3 en el que Messi recibía a Soufian, el hijo de unos inmigrantes magrebíes que intenta llevar una vida normal a pesar de haber nacido sin piernas. Después de charlar con él en distintas ocasiones, Messi era el que se rendía ante la determinación del chaval y su fuerza de voluntad. “Él es mi ídolo, no al revés”, concluía Messi.

La comparación es sangrante, lo sé. Pero también lo es la diferencia entre ambos jugadores, y no me refiero ahora al aspecto futbolístico. Es el talante, el discurso, el comportamiento, la gestualidad, la comunicación no verbal de uno y de otro lo que, hoy por hoy, marcan incluso más la diferencia que las capacidades con el balón.

¿Se imaginan a Messi diciendo que le silban porque es el más rico y guapo? Vale, no es un adonis, pero a Cristiano solamente lo encuentran guapo las del Madrid.  ¿Han oído alguna vez a Messi  definirse como un gran jugador? ¿Le creen capaz de no unirse a una piña de celebración de un gol solamente porque no lo ha marcado él? ¿O le han visto hacer gestos provocadores al público al marcar un gol? Y no será que no ha tenido ocasiones de hacerlo esta temporada.

Sí, ya sé que los madridistas me recordarán la vez que mandó un balonazo al público del Bernabéu. Tienen razón, ahí no estuvo bien. Todavía recuerdo que fue nada menos que Pepe quien se acercó a preguntarle si estaba loco. Aparta que tiznas, le dijo la sartén al cazo.

Aquel desaire de Messi fue la excepción que confirma la regla, porque su comportamiento ha sido siempre impecable.

A diferencia de CR, Messi nunca ha hecho unas declaraciones para desautorizar al entrenador, ni ha ofendido al rival con palabras altivas. Busquen en la hemeroteca y sáquenle una sola expresión fuera de lugar. No la hay.

Aunque todos los barcelonistas sepamos de sobra las virtudes que adornan a uno y otro jugador, es bueno recordarlas de vez en cuando, porque el talante de los cracs define también los valores de un equipo. Y eso no se compra a golpe de talonario. Se tiene o no se tiene.

 

 

Anuncios