Archivos para el mes de: abril, 2013

portada llibre

La prensa de Madrid vive un eterno día de la marmota, como en la película protagonizada por Bill Murray en la que su personaje se ve atrapado en un bucle temporal, condenado a repetir el mismo día una y otra vez. Hasta el infinito.

Así son las ruedas de prensa de Mourinho, cortadas todas por el mismo patrón. Se suceden la eterna pregunta de si se va o se queda, de si está triste o feliz, de qué necesita para quedarse, de qué le empuja a marcharse. Y que no falte el recuerdo a Casillas, el suplente más nombrado de la historia del fútbol.

Yo tengo la esperanza de que algún día algún compañero, saturado, se levante en mitad de la rueda de prensa y le espete, en plan castizo, “¡que te pires ya, tronco!”. Que se puede ser madridista, mourinhista y hasta jihadista, ¡pero este disco rayado no hay quien lo resista! Pero eso sería como un fallo de software en Matrix.

El fútbol español necesita dar cabida a nuevas caras y oxigenar el ambiente. Si los culés y muchos madridistas están ya hasta las narices de tanto gesto altivo y caja destemplada del portugués, imagínense cómo estarán las buenas gentes del Atlético de Madrid, por poner un caso.

Y encima le salen aprendices de brujo al de Setúbal, como el entrenador del Borussia Dortmund, Klopp, que se postula como recambio en el puesto de incordio oficial. Pues nada, al menos es un tío más sonriente y sufriremos menos aguantándole.

Klopp podría ser incluso un recambio de Mourinho en el banquillo madridista. Supongo que tener a un bufón en este puesto es algo que crea adicción, y la parroquia blanca no podría pasar sin su dosis de circo.

Otras informaciones apuntan al técnico del PSG, Carlo Ancelotti. Para un madridismo acostumbrado a la droga dura, esta solución suena a metadona de la mala. Apuesten por la solución más efectista y acertarán.

Presidencia a la coreana

Florentino Pérez convocará elecciones después de la eliminatoria contra el Borussia. Lo ha anunciado De la Morena en la Ser, así que ya pueden estar seguros de que será así. La noticia no es que se vuelva a presentar, sino que probablemente no haya ninguna candidatura opositora. Ya dijo el expresidente barcelonista Narcís de Carreras que la inspiración del Madrid era totalitaria. Después de la guerra civil, antes votaron los españoles que los socios del Madrid. En ese club, las elecciones siempre han sido un estorbo.

En twitter: @carlestorras
Publicado en El Mundo Deportivo (20-04-13)

Anuncios

portada llibre

Digan lo que digan los voceros mediáticos de la jihad blanca, en Madrid han suspirado al saber que no sería el Barcelona su contrincante en las semifinales de la Champions.

“No os queremos ver ni en pintura”, me han dicho mis amigos merengues durante toda la semana. Por un lado, porque tienen claro que el Barcelona es el hueso más duro de roer para ellos, y la moral que habían cogido después del cruce de la Copa se esfumó al ver la furibunda reacción blaugrana frente al Milan. Y por otro lado por saturación de Clásicos. Y en eso coincidimos todos. Estamos de partidos del siglo cada cinco minutos hasta las narices.

Al Barça, en Madrid, lo ven ahora como un volcán. Cuando está apagado, todo el mundo se atreve a ir de picnic en el mismísimo cráter, con sillas plegables y mesa con tapete para el mus. Cuando rugen las tripas de la tierra y el volcán empieza a humear, los aldeanos corren que se las pelan a resguardarse cuanto más lejos mejor.

En esta temporada, el Barça tiene despistados a propios y a extraños. En muchos partidos importantes nos ha hecho sufrir más de la cuenta, y también nos ha dado ya algún disgusto. Así que quizás haya que volver a los tiempos de plomo en los que una victoria por un gol de rebote sabía a gloria, aunque hubieras jugado en plan rupestre durante todo el partido.

Es hora de colgar en el armario el traje de marca a medida y ponerse la camisa a cuadros de leñador, el tejano raído y la motosierra. En idioma Iniesta, nos espera “un reto apasionante”. En realidad, todos sabemos que lo que nos aguarda es un auténtico infierno.

Pero el Barça también fue, en un pasado no tan lejano, un equipo de trinchera y cuerpo a tierra, y sabremos responder al compromiso. Lo de ganar (y perder) sufriendo ha sido lo nuestro durante largas décadas. Estamos bregados en los más infames lodazales, y espero que todavía conservemos el espíritu de lucha.

En Madrid, mientras tanto, ya están vallando la Cibeles para celebrar su décima. De momento, se han quitado de enmedio a sus dos grandes cocos, y la final -a la que nadie en su sano juicio, salvo aguafiestas incólumes o atléticos puntillosos, duda de que llegarán- será un trámite para ganar el campeonato que les pertenece por derecho natural, la Champions.

Quizás ganen, o quizás no. Lo seguro es que fácil tampoco lo tendrán.

Termómetro Pellegrini

La derrota del Málaga en cuartos de final frente al Borussia provocó curiosas reacciones en la hinchada madridista, que todavía recuerda los tiempos de Pellegrini en el banquillo de su equipo. Su flemática y educada respuesta en la rueda de prensa posterior al partido, después de recibir tamaño mazazo, contrastó poderosamente con lo que hubiese salido por la boquita de Mou en circunstancias parecidas. Para unos, Pellegrini fue un señor. Para los mourinhistas, un flojo. Ya está todo dicho.

En twitter: @carlestorras
Publicado en El Mundo Deportivo (13-04-13)

portada llibre

Ya está el madridimo deshojando la margarita. Mou nos quiere, Mou no nos quiere. ¿Se queda o se va al final de la temporada? Todos los periódicos de la capital coincidían esta semana en destacar que si el Madrid llega a semifinales de la Champions -más que infierno turco haría falta la reconstitución del imperio bizantino para evitarlo- Mourinho se convertirá en el tercer técnico de la historia blanca que consigue tamaña gesta.

No se comenta el desaforado coste económico del ‘Mou Team’, ni el deterioro de la imagen institucional del club, ni que por primera vez en muchas décadas el Madrid ha cedido claramente al Barça el trono simbólico de mejor equipo del mundo. Ni tampoco se habla del escaso ascendente del Madrid en la selección que más gloria ha dado a España. Todo esto no importa. Lo importante es que por tercer año llegan a las semifinales de la Champions. Y saber si ello ayudará a que Don José se quede entre nosotros.

A Mourinho le importan un pepino el legado de Bernabéu, el espíritu de Juanito y la cabeza de Santillana. A Mourinho le importan, por este orden, su cuenta corriente y su cuenta de trofeos. Y lo mejor de todo es que lo ha dicho con todas las letras cuando se lo han preguntado.

La última vez que Mourinho hizo profesión de amor a unos colores fue cuando dijo aquello de “hoy, mañana y siempre con el Barça en el corazón”. Y ya ven ustedes en qué ha quedado tanto sentimiento. Para que te lleven en el corazón de esta manera, mejor que te olviden para siempre. A mí, si fuese madridista, lo que más me preocuparía no serían los planes de futuro del más grande mercenario que ha dado el fútbol en muchas décadas. Lo que más me preocuparía sería la foto que gracias a Mou tenemos del momento actual del club blanco. En lo institucional, lo social y lo deportivo.

Sí, Madrid es la capital de España. Y, efectivamente, el Real Madrid es el mejor reflejo de cómo está el país.

Xabi Alonso, el GPS

Para un entusiasta comentarista televisivo de los partidos de la selección, Xabi Alonso es “el GPS del combinado nacional”. Ya es mérito, teniendo en cuenta que se codea con los mejores medios del mundo. También la prensa de Madrid eleva al vasco a los altares: Alonso organiza el ataque, roba balones, corre más que nadie y es el auténtico cerebro. Pues ya lo saben los rivales del Madrid: con anular a Xabi lo tienen todo hecho. No creo yo que sea tan fácil ni que al de Tolosa le adornen tantas virtudes como dicen.

En twitter: @carlestorras
Publicado en El Mundo Deportivo (06-04-2013)