portada llibre

Ya está el madridimo deshojando la margarita. Mou nos quiere, Mou no nos quiere. ¿Se queda o se va al final de la temporada? Todos los periódicos de la capital coincidían esta semana en destacar que si el Madrid llega a semifinales de la Champions -más que infierno turco haría falta la reconstitución del imperio bizantino para evitarlo- Mourinho se convertirá en el tercer técnico de la historia blanca que consigue tamaña gesta.

No se comenta el desaforado coste económico del ‘Mou Team’, ni el deterioro de la imagen institucional del club, ni que por primera vez en muchas décadas el Madrid ha cedido claramente al Barça el trono simbólico de mejor equipo del mundo. Ni tampoco se habla del escaso ascendente del Madrid en la selección que más gloria ha dado a España. Todo esto no importa. Lo importante es que por tercer año llegan a las semifinales de la Champions. Y saber si ello ayudará a que Don José se quede entre nosotros.

A Mourinho le importan un pepino el legado de Bernabéu, el espíritu de Juanito y la cabeza de Santillana. A Mourinho le importan, por este orden, su cuenta corriente y su cuenta de trofeos. Y lo mejor de todo es que lo ha dicho con todas las letras cuando se lo han preguntado.

La última vez que Mourinho hizo profesión de amor a unos colores fue cuando dijo aquello de “hoy, mañana y siempre con el Barça en el corazón”. Y ya ven ustedes en qué ha quedado tanto sentimiento. Para que te lleven en el corazón de esta manera, mejor que te olviden para siempre. A mí, si fuese madridista, lo que más me preocuparía no serían los planes de futuro del más grande mercenario que ha dado el fútbol en muchas décadas. Lo que más me preocuparía sería la foto que gracias a Mou tenemos del momento actual del club blanco. En lo institucional, lo social y lo deportivo.

Sí, Madrid es la capital de España. Y, efectivamente, el Real Madrid es el mejor reflejo de cómo está el país.

Xabi Alonso, el GPS

Para un entusiasta comentarista televisivo de los partidos de la selección, Xabi Alonso es “el GPS del combinado nacional”. Ya es mérito, teniendo en cuenta que se codea con los mejores medios del mundo. También la prensa de Madrid eleva al vasco a los altares: Alonso organiza el ataque, roba balones, corre más que nadie y es el auténtico cerebro. Pues ya lo saben los rivales del Madrid: con anular a Xabi lo tienen todo hecho. No creo yo que sea tan fácil ni que al de Tolosa le adornen tantas virtudes como dicen.

En twitter: @carlestorras
Publicado en El Mundo Deportivo (06-04-2013)

Anuncios