florentino 2

¿Ven ese señor que corre, con una caja de cartón bajo el brazo? Es Florentino Pérez, que acaba de engañar a su parroquia, una vez más, con el juego de la bolita de papel y las tres cáscaras de nuez. Qué arte tiene para el juego de manos, la maniobra de distracción y el fuego de artificio: es un auténtico Houdini para zafarse de los peores marrones.

La jugada que tiene prevista ahora consiste en convocar elecciones y no tener ni que celebrarlas. Qué engorroso trámite, la consulta al socio en una entidad donde se suele oir, sin que nadie sienta el más leve cosquilleo en la conciencia democrática, que “más vale el consenso institucional que la confrontación electoral”.

Y lo conseguirá. Nunca dejará de maravillarme la capacidad que hay en Madrid de, pese a lo adverso de la situación que se atraviese, seguir caminando con la vista puesta en el futuro. Dicho así puede parecer una virtud, pero la memoria de pez tiene un pequeño inconveniente para quien la padece: que le hará tropezar con la misma piedra una y otra vez, hasta el infinito.

Y Florentino se aprovecha de ello. Cuando propuso la recalificación de los terrenos de la Ciudad Deportiva, tuvo el inmediato respaldo de la mayoría absoluta popular en el ayuntamiento. Pero no tuvo suficiente. Intentó conseguir el consenso de todas las fuerzas. Y sólo le falló la portavoz del PSOE, Matilde Fernández, que se mantuvo firme ante las acometidas del empresario y de sus propios jefes del partido, declaradamente madridistas y florentinistas.

Florentino no es hombre de mayorías, sino de apoyos a la búlgara. Porque no quiere incómodas preguntas ni inoportunas críticas. Por ello hay muy pocos periodistas que se hayan atrevido a pedirle explicaciones a él después de la marcha de Mou. Aquí no se mueve ni el tato. Y la máquina sigue avanzando. Sin rumbo ni objetivo claro, pero avanzando.

Con K de Kleenex

Karanka se escribe con K, de Kleenex. Casualmente, como esos pañuelos de usar y tirar, que es lo que ha hecho José Mourinho con su hombre de confianza en el Madrid. A pesar de haberle prometido que se lo llevaría -¿como mascota del clan portugués?-, le ha comunicado ahora que no cuenta con él en el Chelsea. Qué raro, si el portugués ha sido siempre un hombre de honor. Por suerte para Karanka, Florentino ha salido al rescate y le ha ofrecido un cargo en el club. No descarten ustedes que les pique la entrada si algún dia se pasan por el Bernabéu.

Publicado en El Mundo Deportivo (25-05-13)

Anuncios