Archivos para el mes de: abril, 2015

imageNo son sólo 260 hombres debajo de 4500 kg de trono. Mientras la imagen de María Santísima de la Amargura Coronada, la popular Virgen de la Zamarrilla, se mecía al compás de las marchas de Semana Santa por las calles de Málaga, en la noche del Jueves Santo, me dediqué a pensar que formábamos parte de una catarsis colectiva que iba mucho más allá de la celebración ritual católica.

No es la primera vez que lo pienso. Al fin y al cabo, ocho horas de procesión son, lo quieras o no, una clara invitación a la meditación en todos los ámbitos existenciales.

Hay un simbolismo bastante obvio en la representación de un grupo de personas arrimando el hombro para conseguir un objetivo común, repartidendo el esfuerzo de forma igualitaria, sin quejas, sin afán de protagonismo, y sin otro combustible que la pura solidaridad. Es evidente constatarlo, pero no es tan evidente experimentarlo.
Es al pasar tú mismo por esa experiencia cuando te das cuenta de las pocas ocasiones que se te ofrecen en la vida de sentir algo parecido.

No está pensada la sociedad de consumo y de la globalización para sentir que formamos parte de un todo. Formamos parte de un censo electoral, de los archivos del ministerio de Hacienda, y también quizás de algún chat de whatsap. Pero vivimos la socialización a través del individualismo más absoluto. Vivimos solos en sociedad.

Por ello no estaría de más que nos receten, aunque sea muy de vez en cuando, sentir el aliento de nuestros congéneres. Y no en el metro en hora punta, donde apenas nos miramos, sino en este tipo de tradiciones populares tan arraigadas como evocadoras.

Quizás las procesiones de Semana Santa sean ya, fíjense lo que llega uno a pensar con el varal incrustado en el hombro, de las pocas formas que nos quedan de recordar que es imposible cualquier conquista humana sin nuestros conciudadanos.

Debajo del trono se siente el peso de las 4 toneladas y media, pero se experimenta también un empuje ligeramente superior que surge de sus portadores y que permite levantar la estructura y moverla. Esa es la formidable energía transformadora que se moviliza en un trono: no la de la gravedad, sino la que va en sentido contrario, desde abajo hacia arriba.

Esta interpretación casi marxista -con perdón- de la Semana Santa viene reforzada, en los tiempos que corren, por otras consideraciones. La resurrección y muerte de Jesús de Nazareth simboliza la regeneración que sucede a toda catarsis, la muerte asociada siempre al renacimiento en una filosofía que ve la existencia humana como una sucesión perenne de ciclos.

Me dio por pensar también debajo del trono, no sé si sería por la Alameda o ya por el empedrado de la calle Larios, que todo lo que acaba vuelve a empezar, que a cada noche le sucede un amanecer, a cada invierno una primavera, y a cada cambio una nueva realidad. Y quiero creer que, después de ocho años de invierno, nos toque ya cambiar de estación.

El nuevo ciclo no llegará -por mucho que se empeñen- porque los políticos reciten el mantra del final de la crisis. Llegaremos a él sólo a condición de que sepamos generar el mismo empuje desde abajo hacia arriba que mueve el trono de la Zamarrilla, el del Cristo de los Milagros, y los de las más de 40 cofradías malagueñas.

Una fuerza colectiva en la que no caben ni lamentos ni protagonismos exacerbados, y que reclama un reparto equitativo del esfuerzo.

He tenido, por motivos que no vienen a cuento, la ocasión de asistir a un pase privado del documental “La Rosa de Fuego”, dirigido por Manuel Huerga y producido por Mediapro. El del documental siempre ha sido un género que me ha encantado. Y de hecho, es de los pocos géneros de los que se puede decir que tiene pasado, presente y futuro.

El documental en cuestión es una visión panorámica de Barcelona. Retrata su geografía física y política en el momento actual pero también en algún pasaje histórico. Está rodado en 3D tanto en la forma como en el fondo, porque no solamente ofrece una visión tridimensional de los monumentos, calles, avenidas, y locales sino que también del momento socio-político en el que nos encontramos.

Aparecen las manifestaciones soberanistas, las del 15-M, las celebraciones barcelonistas e incluso los conciertos del Fórum o del Club Super 3. Las grandes concentraciones humanas se entremezclan con pequeñas tramas particulares, como la de la chica japonesa que cambia a su novio, canoso y malhumorado, por un joven y apuesto camarero todo sonrisas. ¿Una metáfora del proceso soberanista que vive Catalunya?.

La voz en off (Serrat en castellano, Guardiola en catalán y Woody Allen en inglés, todo un tridente al estilo Neymar-Suárez-Messi) revolotea, como el propio objetivo de la cámara, entre las tres dimensiones básicas de la ciudad: su gente, sus tradiciones y sus anhelos. Las piedras, el asfalto, los edificios, las montañas y el mar no son más que el marco que realza este inmenso fresco de emociones que va y vuelve del pasado al futuro pasando por un trepidante presente.

Es un reto gigante explicar Barcelona en 100 minutos y Huerga, bajo mi opinión, lo consigue. Transmite lo más importante: la pasión que conecta a los habitantes de esta ciudad, a los que llevan generaciones felizmente anclados en ella y los que acaban de llegar.

Según la voz en off, “Barcelona tiene algo especial”, que es algo que sabemos todos los que la conocemos y amamos, aunque solo unos pocos sean capaces de convertir esta íntima convicción en palabras.

Viendo el documental me acordé muchas veces de Ciutat Morta, otro trabajo audiovisual sobre la capital catalana que ha llegado recientemente a la gran pantalla. Son dos largometrajes que nada tienen que ver ni en planteamiento inicial ni en objetivos. Pero tienen en común que pretenden proyectar una imagen de Barcelona. Y en algunos momentos, la Rosa de Fuego, aunque empezó a rodarse mucho antes, parecía una respuesta a Ciutat Morta.

El documental de Mediapro es una bocanada de aire fresco, es una inyección de ilusión. Transmite ganas de pisar la calle, de encontrarse con los barceloneses, de protestar y quejarse pero también de construir y celebrar.

Se agradece que de vez en cuando haya alguien remando para seguir avanzando y no para retroceder recordando -y amplificando de paso- las rémoras, los obstáculos y las penalidades.

No quiero decir que no deban existir trabajos audiovisuales como Ciutat Morta. Aplaudo el esfuerzo casi heróico de sus autores para conseguir rodar, montar y distribuir la película. Pero celebro también que, aparte de constatar nuestras miserias, algunos se esfuercen por hacernos ver que también se han hecho algunas cosas bien.

Me imagino que habrá personas que saldrán de ver La Rosa de Fuego diciendo que muestra un reflejo buenista de la ciudad, que le faltan referencias a los casos de violencia policial, a los desahucios de ciudadanos corrientes -y contribuyentes- y también de okupas, a los casos de corrupción que han sacudido la ciudad, al oleaje erosivo de los turistas en manada, a los ruidos en determinados barrios o al alza estratosférica del precio de la vivienda, por citar sólo algunas de nuestras consabidas sombras.

Pero yo, qué quieren que les diga, antes que torturarme con una visión de Barcelona que parece sacada de un cuadro de la época negra de Goya, prefiero reconciliarme por fin con ella. Agradezco a Huerga y a Mediapro dos cosas: que sigan invirtiendo en documentales por un lado, y por el otro que favorezcan una mirada positiva, aunque sea una sola, sobre esta ciudad.