Archivos Por autor

Mi último post parece haber concitado la atención de algún portal de noticias y originado una suerte de campaña en redes sociales. La diana de dicha campaña no he sido yo, el humilde autor del blog, sino la presentadora de Espejo Público, Susanna Griso. Sé que los altavoces de esta campaña nunca se harán eco de lo que voy a escribir a continuación, pero no me voy a privar por ello de hacerlo.

– Cuestionar la independencia de una presentadora en función de cómo piensa su pareja denota una visión tremendamente patriarcal de la profesión y de la sociedad en general. Nunca ocurriría en el caso de un presentador.

– El posicionamiento de esta presentadora en referencia al tema catalán es público y notorio. En multitud de ocasiones ha hablado de ello en su programa. ¿En serio para alguien puede pesar más, al valorar su trabajo como presentadora, lo que escriba su pareja en un blog que lo que ella dice con sus propias palabras?

– Creo que no nos damos cuenta del tipo de sociedad al que nos dirigimos cuando simples opiniones políticas se utilizan como armas arrojadizas en campañas de desprestigio. Opiniones, dicho sea de paso, discutibles como todas pero expresadas siempre con respeto.

– Las campañas de linchamiento desautorizan siempre a sus responsables, y más cuando se lanzan desde la sombra del anonimato.

Desconfien de quien intenta atacar a una profesional por lo que es, piensa u opina su pareja. Por muy desafortunado, tendencioso, malicioso, o simplemente mediocre que sea este blog, hay que atribuir su autoría y responsabilidad exclusivamente a quien lo escribe.

Si quieren saber cómo trabaja y como piensa Susanna, lo tienen muy fácil: pongan cualquier día de la semana Antena 3 a las 8:30 de la mañana y juzguen ustedes mismos. No ofendan a millones de mujeres que se ganan la vida y forjan su carrera profesional sin necesidad de ridículas tutelas paternalistas.

Por cierto, la directora del programa también es una mujer, se llama Belén García y es una de las mejores profesionales del país, ponga lo que ponga su pareja en el Twitter. Y asómbrense: hay muchas otras mujeres trabajando en ese equipo, y nadie las juzga por los blogs de sus maridos, sino por sus capacidades profesionales. Un respeto para todas ellas.

Anuncios

20 sencillas preguntas que cualquier ciudadano español debería hacerse.

Si contestas que sí a todas, eres Albert Rivera.
Si contestas que sí a entre 15 y 20, eres un buen patriota.
Si contestas que sí a entre 10 y 15, eres sospechoso de ser federalista.
Si respondes a todas que no, cuidado: eres podemita o hasta sedicioso.

1. ¿Me preocupa más el independentismo que la independencia del poder judicial?
2. ¿Me niego ni a imaginar cómo sería mi vida en el caso de que Catalunya fuese independiente?
3. ¿Quiero a Catalunya no por lo que es sino porque forma parte de mi país?
4. ¿Considero que Catalunya es una sociedad fracturada y España es una sociedad cohesionada?
5. ¿Me gustaría que mi gobierno delegase en la justicia la respuesta a una demanda de la mitad de la sociedad española?
6. ¿Me molesta ver a niños en manifestaciones soberanistas y me encanta llevar a los míos los actos de la Hispanidad?
7. ¿Considero que el español es el idioma más universal de los que se hablan en España?
8. ¿Solamente el Tribunal Constitucional tiene la potestad de interpretar la Constitución?
9. ¿Considero que los catalanes unionistas son cosmopolitas y los independentistas son catetos?
10. ¿Es posible manipular a una sociedad para que emita en masa un voto erróneo?
11. ¿Creo que en democracia no todas las demandas son lícitas, aunque se hagan de forma pacífica?
12. ¿Pienso que los medios de información nacionales son plurales y los periféricos son claramente tendenciosos?
13. ¿Me parece de mala educación que hablen en catalán delante de mi?
14. ¿Es legítimo meter en la cárcel a un político porque pretende romper España?
15. ¿Los catalanes siempre han sido españoles y los que no lo aceptan es porque los han engañado?
16. ¿Lo que piense la mayoría de los españoles prevalecerá siempre sobre lo que piensen la mayoría de los catalanes?
17. ¿Los catalanes han tenido siempre el vicio de pedir y los españoles la virtud de decir que no?
18. ¿Los catalanes serían mucho más felices si abandonasen para siempre sus aspiraciones soberanistas?
19. ¿Prefiero dar una lección a los catalanes antes que resolver sus problemas con el resto de los españoles?
20. ¿Nunca aceptaré que Catalunya deje de ser España aunque yo no piense poner los pies allí?

Si la política es una función de teatro, las piezas que conforman el decorado español van transformándose ante nuestros ojos para introducirnos en un mundo grotesco con trasfondo tenebroso. Lástima que no hablamos de ficción, sino de realidad.

1- Soraya es una célula ejecutiva reducida (nunca mejor dicho) que tiene como brazos ejecutores al Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas, el juez amigo de turno en el TSJC, el Fiscal General del Estado, el CNI, todos los Cuerpos y Fuerzas de seguridad del Estado y el Rey. Es como la diosa Kali de la destrucción, con sus ocho amenazantes brazos.
2- Felipe VI ya no es “el preparado” sino “el enojado”. Su única prestación institucional es leer íntegramente los discursos que le pasan moviendo mucho la mano y frunciendo el ceño. En cambio, muestra encefalograma plano ante estímulos al diálogo.
3- El Estado, que ostenta el monopolio de la fuerza en todas sus formas posibles, acusa a la ciudadanía de Catalunya, pacífica y desarmada, de haber realizado un golpe de Estado y aplica la misma receta que en Euskadi en tiempos de ETA.
4- El Tribunal Constitucional, que era un paquidérmico órgano de garantias constitucionales, ya es un grácil y eficiente Tribunal de Orden Público que suspende y castiga a destajo y en tiempo récord.
5- En el Parlament hay que respetar todos y cada uno de los requisitos procedimentales cuando se aprueba la ley del referéndum, pero se puede suspender preventivamente un pleno -aunque todavía no esté formalmente convocado- si se sospecha que se va a declarar en él la independencia.
6- Los policías que cometieron el atropello antidemocrático masivo más flagrante de la historia reciente de España resulta que son ahora las víctimas de la represión de un sector hotelero peligrosamente hostil.
7- Hubo tantos heridos el 1 de Octubre entre los 10 mil policías que actuaron en Catalunya pertrechados como antidisturbios como entre los manifestantes de todas las edades que levantaron los brazos ante el embate de las porras.
8- Hay “imágenes falsas” de policías pegando a gente mayor. ¿Han sido generadas en 3-D?
9- Los bancos, que han sido hasta hoy la máxima expresión de la prudencia y del conservadurismo, se convierten de súbito en la avanzadilla del reconocimiento de facto de la independencia de Catalunya.
10- El gobierno, que ha cedido históricamente a todas y cada una de las presiones de los bancos, demuestra que, cuando le interesa, tiene la fuerza necesaria para “echarlos” de Catalunya en previsión de “lo que pueda pasar”.
11- Los socialistas, que tanto se han quejado de la falta de garantías legales y parlamentarias del procés, ahora presentan recursos de amparo ante el TC para que suspenda plenos parlamentarios antes de que se celebren. Es el neoconstitucionalismo “avant la lettre”. Son… ¿ultraconstitucionalistas anticonstitucionales?
12- Albiol, anteriormente tan preocupado por el clima de convivencia en Catalunya, ahora fleta autocares desde Madrid plantar cara a las manifestaciones de la otra parte. ¿Un supuesto bombero travestido de pirómano?
13- El hombre que ha hecho más por la seguridad ciudadana en Catalunya en los últimos años es citado a declarar en Madrid por un delito de sedición.
14- Podemos, los defensores de la democracia real 2.0, ponen en pie de igualdad la “hoja de ruta unilaterial” y la “violencia policial del 1 de Octubre” para pedir diálogo “a las dos partes”.
15- Después de la violencia del día del referéndum, todavía hay periodistas y políticos que ostentan su presunta equidistancia. ¿Es ética esa actitud ante un atropello tan desigual?

1- El soberanismo se ha plantado en el referéndum en una posición inmejorable para conseguir sus objetivos. Llegan cohesionados como nunca, sin haber caído en ninguna provocación, movilizados y esperanzados.

2- El Estado ha cometido infinidad de errores que se han ido sumando al pecado original de la falta de diálogo. El PP paga caros ahora los constantes derrapes en su política territorial.

3- A pesar de ello, la solidaridad en Madrid hacia el movimiento soberanista ha sido y es prácticamente inexistente. Sectores muy minoritarios han manifestado su apoyo, otros su categórica oposición, mientras la famosa mayoría silenciosa hace lo que la caracteriza: callar.

4- No hay ningún indicio en la política española que permita pensar en un cambio de sensibilidad respecto a las demandas catalanas a corto o medio plazo. Hoy, 30 de Septiembre del 2017, sigue siendo cosa de ilusos pretender modificar la Constitución en un sentido favorable a los intereses que han manifestado la mayoría de catalanes. La mayoría de catalanes quiere algo opuesto a lo que quieren la mayoría de españoles.

5- Al contrario, estamos más bien en puertas de vivir un rebrote nacionalista español en respuesta a la crisis catalana. El PP, preso en la pinza formada por la ultraderecha y por Ciudadanos, está cada vez más dispuesto a liderar una refundación neocentralista del Estado que pase por una recuperación significativa de las competencias. Lo veremos.

6- El discurso de Podemos, surgido de un 15-M muy permeable al derecho a decidir y a los instrumentos de democracia directa, vira cada día más hacia posiciones homologables con los partidos de toda la vida. Si sigue este transformismo político, es muy probable que en un par de elecciones más ya no quede nada de aquellas demandas ciudadanas en las plazas de España.

7- El autonomismo de la antigua Convergència i Unió en Madrid no está, ni se le espera, ni -lo que es más significativo- se le busca. Salvo la enésima tentativa frustrada de Antoni Fernández Teixidó de convertirse en… algo. Durante los últimos años no ha habido ni un intento serio de articular un revival del pensamiento y estrategia de Miquel Roca o de Josep Antoni Duran Lleida. La tercera via alberga un convoy anticuado y descencijado.

8- En Madrid han aparecido multitud de banderas españolas en los balcones un mes antes del 12 de octubre. Pero no hemos oído -de momento- a ningún general chusquero llamando a la intervención de los tanques. Quizás el nacionalismo español abandona los cuarteles y aterriza en las calles. Bienvenido.

9- Los españoles jóvenes no están a favor del derecho de autodeterminación de Cataluña, pero no tienen una posición tan esencialista respecto a la unidad de España. Uno me dijo el otro día: “Estoy a favor de que votéis, pero me apetece que Cataluña siga siendo España”. Es un cambio.

10- Si se reorientase hoy mismo el discurso oficial en Madrid y se empezase a hacer pedagogía efectiva y no nominal de la plurinacionalidad del Estado, quizás en 20 años más veríamos algún cambio significativo en el sistema español de partidos. De momento, en 2017, dicen las mismas cosas que decían el día después de morir Franco.

Mi opinión personal: vayamos tirando y, si eso, volvemos a hablar cuando las cosas hayan cambiado en la España fraternal. De momento, a votar y a votar que .

 

1 – Catalunya es un país donde la gente vive oprimida por sus mayorías parlamentarias.

2 – Catalunya es un país donde todos los niños son discriminados en la escuela. Unos, por tener que aprender una lengua que no es su lengua materna, y otros por no poder aprender bien la lengua oficial de todos los españoles.

3 – Catalunya es un país donde la gente se ha inventado una lengua sólo para que no les entiendan los demás, y que usan incluso en casa.

4 – Catalunya es un país donde la mitad de la población es perseguida por la otra mitad por hablar en otra lengua.

5 – Catalunya es un país donde las familias han dejado de comer juntas en Navidad por sus discrepancias políticas.

6 – Catalunya es un país donde la burguesía sólo defiende sus intereses y cambia de chaqueta en función de quien gobierna.

7 – Catalunya es un país donde los políticos roban.

8 – Catalunya es un país que cada año inventa movilizaciones sociales inexistentes.

9 – Catalunya es un país donde la mayoría no se manifiesta por miedo a la minoría.

10 – Catalunya es un país que quiere tener una selección nacional de fútbol sólo para jugar contra la de España.

11 – Catalunya es un país donde el presidente está preso de los antisistema y, además, tiene un nombre impronunciable.

12 – Catalunya es un país que tiene que pedir dinero prestado porque no sabe gestionar sus recursos.

13 – Catalunya es un país que en vez de agradecer las inversiones que recibe se dedica a protestar por las deficiencias en sus infraestructuras viarias y de transporte.

14 – Catalunya es un país que recibió mucha ayuda de Franco y ahora se considera parte del bando que perdió la guerra civil.

15 – Catalunya es un país que, a pesar de ser tan horrible como es, nunca dejará de formar parte de España.

 

1 – La monarquía, no refrendada por los ciudadanos ni responsable ante la justicia.

2 – La falta de cariño institucional hacia los perdedores de la guerra civil.

3 – Un Tribunal Constitucional controlado por su ala más conservadora.

4 – Una Constitución aprobada por miedo a los militares.

5 – La interpretación siempre restrictiva de la Constitución en materia autonómica.

6 – La falta de interés en llegar al fondo de la trama de los GAL.

7 – La existencia de una doble trama corrupta dentro del Cuerpo Nacional de Policía.

8 – Las comisiones parlamentarias de investigación que sólo sirven para crear más confusión.

9 – Un poder judicial que ha tardado 30 años en atacar la corrupción política.

10 – Una educación pública o concertada que nunca ha conseguido ser laica.

11 – Una política autonómica que penaliza fiscalmente a las comunidades
más productivas.

12 – Una inversión en infraestructuras públicas determinada por criterios ideológicos.

13- Unos medios de comunicación que siempre hablan de soberanismo y nunca invitan a soberanistas.

14 – La configuración radial de todos los medios y vías de transporte.

15- Los peajes que sólo se rescatan cuando están en Madrid y entran en quiebra.

16 – Una izquierda que prefiere un gobierno de derechas a negociar con soberanistas.

17 – Un Estado que no defiende a las lenguas co-oficiales ni dentro ni fuera de sus fronteras.

18 – Un gobierno capaz de “desmontar la sanidad” de un territorio para amedrentar sus reinvidicaciones.

19 – Una nación española que proclama su supremacía sobre las demás naciones del Estado.

20 – Una Constitución que pone al Ejército como garantía última de la unidad de España. ¿La unión hace la fuerza o se hace a la fuerza?

21 – Unas leyes que garantizan el derecho a vivir sólo en castellano en comunidades con lengua co-oficial.

22 – Una derecha rehén de la Iglesia católica y de su cerrazón en materia de igualdad de la mujer y derechos LGTB.

23 – Un poder judicial más interesado en influir en los telediarios que en ser justo.

24 – Una mayoría social que prefiere que no se vote a aceptar un resultado electoral adverso.

25 – Una derecha que da lecciones de democracia sin haberse sacudido todavía la herencia del franquismo.

1 – Como España es una democracia consolidada no reconocerá nunca el derecho de los catalanes a votar sobre su futuro.

2 – La democracia española es homologable a la británica, pero el caso de Escocia es totalmente diferente al de Cataluña.

3 – Los catalanes sufrimos a una clase dirigente corrupta, y nuestra única garantía de no caer en sus manos es mantenernos dentro de España.

4 – Los políticos soberanistas sólo defienden los intereses de los soberanistas, mientras que los políticos unionistas defienden los de todos los catalanes.

5 – Los partidos mayoritarios en Cataluña no representan a la mayoría de los catalanes. Los minoritarios, sí.

6 – Lo más inteligente para Cataluña en un mundo globalizado e interconectado es permanecer dentro del Estado español.

7 – Cataluña nunca será un Estado independiente, pero España forzará que salga de la Unión Europea si se convierte en un Estado independiente.

8 – Cataluña ha sido siempre desleal con España pero el procés es un souflé creado artificialmente por Artur Mas.

9 – Ninguna constitución del mundo ha reconocido nunca el derecho de autodeterminación, aunque en el último siglo se hayan creado decenas de estados en Europa.

10 -España garantiza la igualdad de derechos entre todos los españoles y por ese motivo nunca reconocerá el derecho de los catalanes a dejar de ser españoles.

11 -Todos los españoles son iguales ante la ley y todos tienen derecho a decidir lo que serán en el futuro los catalanes. Los catalanes, no.

12 – Nunca se podrá convocar un referéndum de autodeterminación en Cataluña y todos los españoles tienen derecho a participar en un referéndum de autodeterminación en Cataluña.

13 – Cualquier reivindicación política es legítima en democracia siempre y cuando se haga pacíficamente.

14 – El proceso de autodeterminación es un golpe de Estado y la constitución otorga al Ejército la facultad de intervenir para garantizar la unidad de España.

15 – Si es necesario la Constitución privará a los catalanes de sus libertades para garantizar las libertades de todos los españoles, que incluyen las de los catalanes.

16 – En Cataluña, donde se ven todas las cadenas españolas, existe un discurso único que ha conseguido enfrentar a una parte de la ciudadanía con el resto del Estado.

17 – Sólo existe pluralidad de opinión en los medios de comunicación donde no intervienen nunca los independentistas.

18 – Expresar el deseo de votar divide a los catalanes, negarles ese derecho les une.

19 – El procés, que ha arrasado a una generación de políticos entera y modificado por completo el mapa político, es una argucia para mantener el estatu quo y preservar las prerrogativas de la clase política corrupta en Cataluña.

20 – El gobierno español utilizará todos los medios a su alcance para mantener dentro de España a aquellos que pretenden utilizar todos los medios a su alcance para salirse de ella.

21 – Cataluña solamente tendrá una economía competitiva mientras participe del esfuerzo solidario con territorios que no lo son.

22 – Los dirigentes del procés se envuelven en la estelada y los dirigentes españoles defienden los símbolos constitucionales de quienes los atacan.

23 – Garantizar la competencia lingüística en catalán a todos los catalanes solo beneficia a los catalanoparlantes y discrimina el castellano.

24 – El procés aisla cada vez más a Cataluña a la vez que multiplica sus representaciones comerciales alrededor del mundo.

25 – El partido político que gobierna España desde que se ha disparado el independentismo catalán es el único que garantiza la unidad de España.

 

Ante la incertidumbre internacional a la que nos vemos abocados, van cobrando más y más sentido manifestaciones como la Semana Santa de Málaga. La tradición, las muestras de respeto a los símbolos y la exaltación del amor actúan cada año como una vacuna y un bálsamo contra el integrismo religioso y la instrumentalización del odio como catalizador ideológico.

Es una costumbre popular, sí. Pero las costumbres populares las moldean los grupos humanos, y no a la inversa. Civismo religioso y sociocultural frente a totalitarismo ciego. Dos formas opuestas de entender el sentimiento religioso.

Ciertamente, la primera impresión al recorrer las calles de Málaga, el Jueves Santo bajo el trono de la Zamarrilla, fue pensar: “en la calle hay menos gente que otros años”. ¿Habrá hecho mella el temor a un posible atentado jihadista?

La segunda lectura, más reposada (nueve horas dan bastante de sí), le da la vuelta al argumento: a cambio de cada ciudadano que ha preferido quedarse en casa, ¿cuántos han hecho el esfuerzo individual pero también cívico de pensar que donde hay miedo no cabe nada más, y que no podemos permitir que nadie nos dicte cómo tenemos que entender las relaciones humanas, cómo esculpir nuestros vínculos sociales, qué importancia darle a los derechos individuales y colectivos..

Ya no es sólo una cuestión de defender unos valores culturales que ha costado mucho conquistar: la igualdad entre el hombre y la mujer, la justicia social, la garantía de unos servicios públicos para evitar la exclusión social. Está en peligro mucho más.

Cuando el miedo entra en escena, sacude la misma concepción de la condición humana. Vuelve el individualismo más salvaje y se deshacen como un azucarillo los avances sociales. El único objetivo de la vida pasa a ser la salvaguarda de la propia vida, y todos lo demás matices se desmoronan y caen hacia peldaños más bajos de la escala de valores.

Se produce entonces un regreso a momentos históricos donde no existía otro motor social que la lucha por el poder, como un fin en sí mismo. Donde los que pretendían imponer su voluntad solamente necesitaban del miedo para hacerse respetar. No hacía falta convencer, con vencer era suficiente.

El jihadismo es la fuerza que nos quiere arrastrar de nuevo hacia ese reduccionismo máximo, a la simplificación minimalista de los equilibrios socioculturales. Todo lo que no pertenezca a la ley que no emana del Pueblo sino de su Dios es un estorbo a la aplicación de dicha ley. Y para la instauración y perpetuación de este esquema, la fuerza, el odio y el miedo son las herramientas más eficaces.

Yo veo la Semana Santa malagueña como uno de los muros de contención contra la sinrazón religiosa de los que podemos hacer gala. Repetir una liturgia año tras año, venerar las mismas imágenes en las mismas fechas y siguiendo los mismos protocolos, y hacerlo de forma alegre pero respetuosa, emotiva pero silenciosa, y expresando valores como el amor al prójimo (la empatía), la comunión (solidaridad) o la fe (desear el bien propio y ajeno), son una muestra de civilización avanzada, madura y rica en matices.

Nos conecta con lo mejor de nuestro pasado, con nuestras convicciones atávicas, con un mensaje intergeneracional de equilibrio, de seguridad, de orden frente al caos y de optimismo.

La resistencia al miedo, la voluntad y el deseo de seguir siendo lo que se era individual y colectivamente, de no perder la costumbre de verse, tocarse y apretujarse en las calles si es necesario, es un grito silencioso pero atronador de “no podréis cambiarnos”. Y yo pienso seguir gritándolo mientras pueda.

La intervención de Gerard Piqué ante los periodistas deportivos (¿o sería mejor llamarles contertulios del Chiringuito?) que cubrían el Francia-España del martes me sugiere una serie de preguntas:

  • ¿Tiene que ser Gerard quien cargue con la responsabilidad de ejercer como portavoz del barcelonismo? Algunos le agradecemos la gallardía, principalmente ante la dejación de funciones de la directiva. Pero quizás Gerard debería poder centrarse en jugar, que es para lo que le pagan. La timorata intervención posterior del vicepresidente Jordi Cardoner no cambia ni un ápice esta apreciación.
  • Los periodistas que preguntan a Piqué repetidamente por los temas “calientes” que saben que les van a proporcionar carnaza, cómo se atreven luego a contestarle en tono recriminatorio? ¿Están allí para informar o para opinar? Compañeros, si preguntáis, luego a transcribir y a callar.
  • Por mucho que salga el jefe de lo penal de la abogacía del Estado a decir misa, ¿alguien en España todavía duda de la connivencia entre el Real Madrid y los poderes fácticos del Estado? ¿Alguien duda del pacto del silencio en los medios de comunicación respecto al Florentino power?

He estado dos veces en mi vida en el palco del Bernabeu. Mis conclusiones:

  • Tienes la sensación de estar ante la concentración de poder más grande que se pueda ver en la capital de España. Mucho más que en la recepción del 12 de Octubre en el Palacio Real, donde principalmente se ven militares, periodistas, políticos, representantes diplomáticos y algún empresario de rango medio. En el Bernabeu, en cambio, se ven todos los peces gordos: presidentes de compañías del Ibex35, magistrados del Tribunal Constitucional y del Supremo, los ministros y secretarios de Estado con más tajada en los presupuestos generales, abogados del Estado, y altos funcionarios en general. En serio quieren comparar lo que sucede en ese palco con lo que sucede en el del Camp nou? ¿En serio?
  • Florentino, como buen pupilo de Santiago Bernabéu, utiliza su influencia en beneficio del Real Madrid y pone al Real Madrid al servicio de los altos poderes del Estado. Y si de paso hay algo para ACS, su empresa, pues bienvenido sea.
  • El Santiago Bernabeu tiene palcos acristalados alquilados por las grandes corporaciones de este país. Yo estuve invitado en una ocasión en el palco que tiene en exclusiva la compañía Telefónica: unas veinte plazas asistidas por dos simpáticas azafatas que te ofrecen todo tipo de bebidas alcohólicas. Cuando luego lees que Florentino ha cerrado con Telefónica  un multimillonario acuerdo de patrocinio, terminas de atar cabos. Les aseguro que todo lo que pueda decir Gerard Piqué es poco.

 

Llevar un trono de Semana Santa en Málaga es como ver un plano secuencia de las caras de sus ciudadanos. Desde tu perspectiva como portador de un varal exterior de la Zamarrilla, ves los ojos del público mirando hacia arriba, y cómo la sombra del palio de la Virgen va oscureciendo sus rostros alzados, ora en silencio, ora al son de las marchas solemnes. A nuestro paso, solamente aplausos y emoción contenida.
La devoción por la Virgen aúna barrios, sensibilidades, sexos y edades. No hay distinción: desde niños de pecho que abren los ojos sin saber todavía articular palabra y señalan la imagen coronada, hasta gente mayor que se santigua y reza. Desde las sillas de camping y la fiambrera con tortilla de la tribuna de los pobres, a los palcos de pago y los pañuelos de Cartier en la calle Larios. Algo tiene lo que llevamos a hombros que actúa de forma analgésica sobre una sociedad donde, si algo abunda, es la desigualdad. En Málaga y en Alcorcón.
En la calle Carretería dos mujeres se insultan porque una ha ocupado la primera fila cuando la otra llevaba más tiempo esperando para ver a la Virgen de cerca. Unos metros más allá, después de dar la curva de 180 grados y enfilar el pasillo de Santa Isabel, en la cuesta que lleva al puente de la Aurora, una señora llora sin dejar de mirar la imagen de la Virgen. Su hija la abraza desde atrás y la besa. Llevar el trono también es ver un plano secuencia de las emociones: desde las más bajas pasiones hasta el amor en su expresión más pura. Como la vida misma.
Y tú, con el varal hincado en el hombro, vas pensando que muy pocas ocasiones hay en la actualidad de contemplar un fresco social y emocional en estas condiciones igualitarias. En un país donde los políticos son incapaces de gestionar el fraccionamiento del parlamento no se le puede pedir a la gente que sea un dechado de responsabilidad cívica o de altruismo solidario.
Y en cambio, en el mundo del aislamiento individualista del móvil y los auriculares, hay muchos de estos ciudadanos que saben encontrar la motivación necesaria para salir a las callejuelas y apretarse al paso de los tronos. Misterios insondables y maravillosos de la Semana Santa.
Si los no creyentes también disfrutamos de la Navidad como una exaltación del amor familiar, ¿por qué no podemos vivir la Semana Santa como una celebración de la transversalidad social e ideológica?
Al fin y al cabo, no creo que el concepto de prójimo ande tan lejos del de conciudadano.