Archivos para la categoría: Real Madrid

¿Sería capaz Florentino Pérez de dar una segunda oportunidad a José Mourinho a los mandos del equipo blanco? Alguien que fue capaz de decir, en una entrevista por televisión, que los vecinos de la costa de Tarragona y Castellón “se asustaron por nada” al sentir los temblores de tierra causados por la inyección de gas perpetrada por ACS, es capaz de dar una segunda oportunidad al mismísimo Charles Manson.

Me ha asaltado este pensamiento al leer las declaraciones de Mourinho en las que deslizaba que esperaba ver al Madrid, a estas alturas de competición, muy por encima del Barça. A lo que el italiano de la ceja alta le he contestado, de forma bastante atinada, que al menos este año todavía tienen opciones de ganar la Liga, no como el año pasado.

¿Está aprovechando el portugués las aguas revueltas del madridismo para volver a reivindicarse? ¿Tendrá el valor suficiente como para mostrarse como solución, cuando en realidad es causa de muchos de los males que aquejan a la casa blanca?

Tomen por ejemplo el caso del actual debate por el puesto de portero: ¿Quién sembró la semilla de la discordia entre Íker Casillas y Florentino Pérez? Ahora, a quien le ha tocado recoger los frutos (amargos) es a Ancelotti, que no puede gestionar un vestuario plagado de minas. Es solamente un ejemplo de en qué estado han dejado el pasto las herraduras del portugués.

No creo haber sido el primero en decir que Mou es uno de los ejemplares más tóxicos de los que pueblan el ya de por si viciado rebaño del fútbol español. Pero no dejemos que un solo capullo nos impida ver el ramo completo: alguien fue a buscarle, le pagó mucho dinero y le amparó en cada una de sus villanías. Alguien lo definió como el mejor entrenador del mundo, le brindó las llaves de la tan sagrada institución madridista para que la convirtiera en su cortijo, y le permitió pisotear el nombre de jugadores que lo han sido todo en el club.

No hay nada más falso que un gran empresario hablando de valores. Pérez ha inculcado al madridismo los mismos principios éticos que rigen el consejo de administración de una gran corporación, a saber: lo único que importa son los resultados; los hombres son piezas susceptibles de ser sustituidas en cuanto dejan de cumplir la función que se les ha asignado y el debate interno no es más que ruido molesto que compromete los designios del director de orquesta.

Así es el Madrid de Florentino. Y Mou, en este contexto, no ha sido más que un eficiente capataz. Un sicario aventajado que el terrateniente podría volver a necesitar si el gallinero se le alborota.

Anuncios

sanchez fornet

Muchos coches policiales norteamericanos llevan en sus laterales el lema “to serve and protect”, o sea, “para servir y proteger”. A veces la divisa es más bien “para perseguir y patear”, sobre todo cuando el ciudadano concernido tiene la piel negra, pero no nos desviemos de la cuestión.

Esta semana hemos descubierto que, en España, el lema de la policía nacional lleva un tercer verbo: “servir, proteger e insultar”. Lo dejó bien claro el secretario general del sindicato mayoritario del cuerpo SUP, José Manuel Sánchez Fornet, quien llamó por twitter “alimañas rabiosas”, “mongólicos” (sic), “fanáticos”, “nazis” (un clásico), “hijos de puta” y “corruptos” a los espectadores del circuito de Montmeló que abuchearon el himno de España.

Josep Cuní, siempre ponderado, le llamó el día después para que pudiera retractarse. Pero el poli desatendió el gesto y volvió a chapotear en el mismo lodazal de resentimiento.

Digamos de entrada que lo de silbar un himno es una práctica poco edificante que, por cierto, lleva a cabo sistemáticamente la hinchada española cuando se enfrenta a cualquier otra selección del mundo. Así lo he comprobado personalmente en los dos únicos partidos de selección a los que he asistido: frente a Rusia en la Eurocpa 2008 y frente a Italia en la Eurocopa 2012. Pero no leí yo entonces improperios semejantes en el twitter de Sánchez Fornet.

Este señor debería entender dos cosas: primera y principal, un agente de la autoridad nunca puede insultar a un colectivo ciudadano que también paga impuestos y al que, por tanto, debe servir y proteger. Y la segunda: abuchear un himno puede ser una falta de respeto a un símbolo, pero también puede ser una protesta cívica y pacífica en un contexto político excepcional.

Para eso el SUP debería cambiar el tercer verbo de la divisa y dejarla en “servir, proteger y comprender”. Pero me temo que sería mucho pedirle.

Otra víctima

Parece que Gonzalo Higuaín acabará aterrizando en el Arsenal después de un final de etapa más bien frio y desangelado en el Real Madrid. El Pipita es un jugador querido por la parroquia blanca, que valora su entrega y su nervio, en contraste con las formas más bien apáticas de Karim Benzemá. Higuaín puede exhibir mejores estadísticas que el francés pero, por desgracia para él, no fue un fichaje personal del Todopoderoso. Florentino, una vez más, ha dictado su ley.

IMG_2076

En esta ciénaga burbujeante que es España uno ya no sabe si las manchas se las hace cada cual o son salpicaduras provocadas por el chapoteo generalizado. El episodio de la fiscalía pisando los talones a Messi llega en plena apoteosis de desconfianza en todo el sistema.

Desconfianza de todo el mundo salvo de la prensa de la capital y de algunos prebostes del madridismo, que gracias a Messi han caído del caballo como Saulo, en un arrebato de fe súbita en el sistema judicial español.

“Va a ser difícil que Messi regatee esta querella”, escribía un iluminado emborronacuartillas de la sección de opinión del diario ABC después de imputar, instruir, juzgar y dictar sentencia él solito.

El mismo día, el diario El Mundo -que todavía nos debe una explicación de dónde sacó el informe policial fantasma sobre Mas que publicó en plena campaña de las autonómicas- abría su edición con este titular a cuatro columnas: “Messi ensucia su imagen al hacer trampas para evadir impuestos”. Toma ya. Pedro J. manda de un plumazo los fundamentos jurídicos del Estado de Derecho a freír espárragos.

La cosa se quedaría en mera lección de ética periodística si no fuera por el pequeño detalle de que en los últimos meses han desfilado en las portadas de estos mismos diarios nombres irrelevantes como la infanta Elena, Luis Bárcenas, Ana Mato, José Antonio Griñán, José Blanco o el sagaz presidente del Senado, que dijo desconocer que había que declarar ante Hacienda los ingresos. Con ninguno de ellos se ha especulado tanto como con Messi con su posible ingreso en prisión.

Si Messi ha hecho algo mal o ha dado consentimiento a su entorno para que lo haga, que pague. Como todos. Pero que una sociedad con los cimientos y el armazón entero carcomidos por la corrupción y la falta de referencias éticas eleve un dedo acusador contra Messi cuando la justicia ni tan siquiera ha empezado a funcionar provoca, cuando menos, un profundo asco.

Mucho golfo con camiseta blanca se cree con derecho a enfundarse una toga negra. Que no nos confundan.

“¡Es que soy del Madrid!”

“Joeeee, ¡es que soy del Madrid!” fue la respuesta del fiscal de urbanismo cuando, en el año 2000, Matilde Fernández, expresidenta del grupo socialista en el ayuntamiento de Madrid, le puso encima de la mesa toda la documentación para que actuara contra Florentino Pérez por la recalificación de los terrenos de la ciudad deportiva. Un dato: el fiscal se llamaba Mariano Fernández Bermejo, y más tarde fue ministro de Justicia con Zapatero. Y otro dato: el asunto quedó, judicialmente, en agua de borrajas.

Oscar Campillo, director del Diario Marca desde 2011

Oscar Campillo, director del Diario Marca desde 2011

Qué tiempos aquellos en los que a Florentino le bastaba con enarcar una ceja para que un ejército de periodistas de Madrid se esforzaran en acompasar su ética periodística con el tam tam proveniente de las oficinas de Concha Espina.

Las cosas hace un tiempo que empezaron a cambiar, pero en este fundido a negro que estamos viviendo de la era Mourinho – qué final tan lánguido y melifluo, con lo que él ha sido- a Florentino se le multiplican los respondones.

El primer golpe mortal al florentinato mediático lo asestó Pedro J. al sentar en el banquillo al director del diario Marca, en 2011. La salida de Eduardo Inda del terreno de juego y la incorporación de Óscar Campillo, un periodista de los que van a cubrir una guerra y se olvidan del chaleco antibalas en el hotel, significó el inicio de una tormentosa etapa en las relaciones entre Marca y el club blanco. Algunas portadas empezaron a cuestionar los métodos entre castrenses y circenses de Mourinho.

El diario AS ha sido el último en sumarse a las honras fúnebres por la Central Lechera. Su director, Alfredo Relaño, ha relatado esta semana en su columna -la misma que alumbró el término ‘villarato’- una refriega entre Florentino y un reportero de Onda Cero. Según parece, al periodista se le ocurrió contar en antena que el empresario había escuchado algún abucheo durante un partido del Castilla. Florentino le buscó, “le acusó de mentir y aseguró que hablaría con su jefe”. Un clásico de la censura caciquil expresado de forma tan burda que hubiera incomodado a Santiago Bernabéu. A quién se lo ocurre, en unas épocas en las que ni un príncipe se salva de una buena bronca en el mismísimo Liceu.

Los nombres de entrenadores y de jugadores a incorporar en la casa blanca se suceden en la prensa deportiva de Madrid sin aparente orden ni concierto. Lo único que parece seguro es que Florentino accederá a un nuevo mandato, a menos que algún aspirante a candidato le dé la vuelta a susbolsillos y sume 75 millones de euros. Nada, calderilla.

Este es, ahora mismo, el único proyecto de futuro del más importante club de fútbol del siglo XX: más Florentino, menos democracia interna e ir a tortas con su coro mediático. Vamos, la mejor receta para el éxito.

Publicado en El Mundo Deportivo (02-06-2013)
En twitter: @carlestorras

florentino 2

¿Ven ese señor que corre, con una caja de cartón bajo el brazo? Es Florentino Pérez, que acaba de engañar a su parroquia, una vez más, con el juego de la bolita de papel y las tres cáscaras de nuez. Qué arte tiene para el juego de manos, la maniobra de distracción y el fuego de artificio: es un auténtico Houdini para zafarse de los peores marrones.

La jugada que tiene prevista ahora consiste en convocar elecciones y no tener ni que celebrarlas. Qué engorroso trámite, la consulta al socio en una entidad donde se suele oir, sin que nadie sienta el más leve cosquilleo en la conciencia democrática, que “más vale el consenso institucional que la confrontación electoral”.

Y lo conseguirá. Nunca dejará de maravillarme la capacidad que hay en Madrid de, pese a lo adverso de la situación que se atraviese, seguir caminando con la vista puesta en el futuro. Dicho así puede parecer una virtud, pero la memoria de pez tiene un pequeño inconveniente para quien la padece: que le hará tropezar con la misma piedra una y otra vez, hasta el infinito.

Y Florentino se aprovecha de ello. Cuando propuso la recalificación de los terrenos de la Ciudad Deportiva, tuvo el inmediato respaldo de la mayoría absoluta popular en el ayuntamiento. Pero no tuvo suficiente. Intentó conseguir el consenso de todas las fuerzas. Y sólo le falló la portavoz del PSOE, Matilde Fernández, que se mantuvo firme ante las acometidas del empresario y de sus propios jefes del partido, declaradamente madridistas y florentinistas.

Florentino no es hombre de mayorías, sino de apoyos a la búlgara. Porque no quiere incómodas preguntas ni inoportunas críticas. Por ello hay muy pocos periodistas que se hayan atrevido a pedirle explicaciones a él después de la marcha de Mou. Aquí no se mueve ni el tato. Y la máquina sigue avanzando. Sin rumbo ni objetivo claro, pero avanzando.

Con K de Kleenex

Karanka se escribe con K, de Kleenex. Casualmente, como esos pañuelos de usar y tirar, que es lo que ha hecho José Mourinho con su hombre de confianza en el Madrid. A pesar de haberle prometido que se lo llevaría -¿como mascota del clan portugués?-, le ha comunicado ahora que no cuenta con él en el Chelsea. Qué raro, si el portugués ha sido siempre un hombre de honor. Por suerte para Karanka, Florentino ha salido al rescate y le ha ofrecido un cargo en el club. No descarten ustedes que les pique la entrada si algún dia se pasan por el Bernabéu.

Publicado en El Mundo Deportivo (25-05-13)

florentino-perez

No todos los españoles están en contra de que los catalanes puedan expresar en las urnas, libremente, cuál debería ser su futura relación con el reino de España: entre las generaciones jóvenes, de entre 20 y 30 años, encuentro en Madrid respeto por las reivindicaciones catalanas.

No todos los madrileños están de acuerdo con lo que dice Telemadrid, que en un informativo compara el lenguaje de Mas y Junqueras con el de Hitler y Stalin. De hecho, la gran mayoría de los madrileños ni ve esa cadena: su audiencia media diaria suele rondar, con suerte, el 4 % de share. Es decir, que de cien madrileños que ven la tele, 96 prefieren otras cadenas menos rupestres.

De la misma manera, no todos los madridistas han descubierto a Mourinho cuando el portugués ha decidido orientar el ventilador de las heces hacia su propia parroquia. Antes de recibir la ducha de realidad –por decirlo finamente- que han sido sus últimas dos ruedas de prensa, muchos merengues renegaban ya de su maquiavelismo de vía estrecha.

Ahora falta saber qué opinan la mayoría de madridistas sobre la gestión de Florentino Pérez, que al final es quien rendirá cuentas ante el socio. En las elecciones sabremos si la masa social blanca acepta haberse convertido en un club empequeñecido por la obsesión hacia el rival, desprestigiado deportiva y socialmente en Europa y relegado al rincón más polvoriento y apolillado del museo del fútbol.

Sin ir más lejos, parece que la única salida a la crisis que ha pergeñado de momento Florentino es interponerse entre Neymar y el Barça.

La política institucional del club está tan deteriorada que ha sido un jugador, Sergio Ramos, quien ha tenido que pedir públicamente concordia interna a una semana de la final de la Copa del Rey.

Cómo habrá sido de encarnizado el combate fratricida que el agreste Pepe ha quedado en un rincón, lloroso, lamiéndose las heridas.

Culebrón Di Stefano

El astro argentino vive en el ocaso de su vida las tensiones familiares por el control de su fortuna. Los hijos han acusado al Real Madrid de maltratar al presidente de honor del club, que es lo que le faltaba escuchar a Florentino. En cambio, Don Alfredo parece no estar pasándolo nada mal al lado de Gina, su secretaria medio siglo más joven que él, con la que ha mostrado intención de casarse. Alguna fuente apunta que la costarricense habría huido al extranjero, añadiendo más salsa al culebrón. Di Stefano, de carácter tormentoso, parece que quiere vivir apasionadamente la vida hasta sus últimas consecuencias.

portada llibre

José Mourinho se ha propuesto no defraudarnos hasta que desaparezca por el ‘finger’ que lo trasladará, para siempre, a su deseado exilio dorado en Inglaterra.

Dice que hay gente que le odia. ¡A él, que ha sembrado la paz y la concordia desde que pisó suelo español! Un castizo se lo diría bien clarito y silabeando: habló de putas la tacones.

El entrenador portugués logró una vez más, en la rueda de prensa posterior a la eliminación del Madrid de la Champions, convertir el fracaso de un proyecto profesional colectivo en una cuestión personal, en la ‘vendetta’ de cuatro periodistas desaprensivos contra un ser angelical.

Antes, siempre había el típico periodista avezado que lo interpretaba como una estrategia para quitarles presión a sus hombres. Ahora, visto que el portugués no ha tenido empacho en descargar en sus pupilos la responsabilidad de los malos resultados, se han quedado sin este socorrido argumento.

Vayamos diciendo las cosas por su nombre. A las virtudes que adornan a Don José, hay que sumarles ahora las de ventajista y desagradecido.

Ventajista por su obsesión por arrimar siempre el ascua a su sardina, por extraer petróleo de cualquier situación por adversa que le resulte. ¿Que pierdes la Champions por tercer año consecutivo? Siempre puedes destacar que has llegado a semifinales y que, al no ganar, no has tenido que pagar ni una prima. Espeluznante razonamiento. Es como pedirle a un parado que se alegre por no pagar el IRPF.

¿Y qué me dicen de los desamparados ‘mourinhistas’? Dijo el portugués que él prefiere estar donde le quieran. Menudo disgusto para sus fanáticos seguidores: el líder de la secta de los davidianos, antes de inmolarse, no dedica ni media palabra de agradecimiento a sus abnegados davidianos.

Al menos a los barcelonistas nos dijo que nos llevaría siempre en el corazón. Y así ha sido.

Publicado en El Mundo Deportivo (4-5-2013)

En la capital nadie habla de un cambio de ciclo en el Real Madrid. Lógico, algo que no ha empezado difícilmente puede terminar. O dicho de otra manera, incluso si se le apareciese a Mourinho la virgen de Fátima con la camiseta de Juanito y ganasen la Champions, si se marcha en junio no creo que en los libros de historia su paso por el club vaya a quedar inscrito, como se suele decir, con letras de oro.

Si el Barça está dando síntomas de agotamiento físico y mental, lo mismo le ocurre a un Madrid que vive del arrastre prodigioso de Cristiano Ronaldo. El número 7 es el conejito que lleva la pila alcalina, el que sigue dándole al tambor cuando el resto no puede ya ni levantar las orejas.

Cristiano sí será recordado, porque es un jugador portentoso, de los que marcan la personalidad del equipo. ¿Quién recuerda a los entrenadores que tuvo Di Stefano? Por suerte para el Madrid, Mourinho pasará como uno más. Sus tretas de sala de prensa y de aparcamiento y sus agresiones dactilares quedarán pronto en el olvido.

Del cambio de ciclo del que sí se habla en Madrid, y mucho, es el del Barça, incluso tras el aterrizaje forzoso en Dortmund. Yo les doy la razón en parte: en Barcelona hemos vivido durante casi una década un ciclo arrollador, brillante, embriagador, sobre todo en su segunda mitad. Esto es más del doble de un ciclo deportivo de los largos. Y para seguir disfrutando, aunque no sea con la misma intensidad, habrá que tomar decisiones medulares, diga lo que diga Bartomeu.

Lo que ya tenemos seguro es que Pep y sus hombres van a entrar de cabeza en los libros de historia. Pero si no queremos empezar a vivir ya de nuestros laureles, habrá que trabajar para cambiar y afrontar la crisis no como un final sino como una oportunidad para renacer.

Tenemos mucho de qué sentirnos orgullosos. Pero la cuestión es: ¿queremos seguir generando motivos de orgullo, o nos dedicamos desde ahora a la mera autocontemplación?

Publicado en El Mundo Deportivo (27-04-2013)

portada llibre

La prensa de Madrid vive un eterno día de la marmota, como en la película protagonizada por Bill Murray en la que su personaje se ve atrapado en un bucle temporal, condenado a repetir el mismo día una y otra vez. Hasta el infinito.

Así son las ruedas de prensa de Mourinho, cortadas todas por el mismo patrón. Se suceden la eterna pregunta de si se va o se queda, de si está triste o feliz, de qué necesita para quedarse, de qué le empuja a marcharse. Y que no falte el recuerdo a Casillas, el suplente más nombrado de la historia del fútbol.

Yo tengo la esperanza de que algún día algún compañero, saturado, se levante en mitad de la rueda de prensa y le espete, en plan castizo, “¡que te pires ya, tronco!”. Que se puede ser madridista, mourinhista y hasta jihadista, ¡pero este disco rayado no hay quien lo resista! Pero eso sería como un fallo de software en Matrix.

El fútbol español necesita dar cabida a nuevas caras y oxigenar el ambiente. Si los culés y muchos madridistas están ya hasta las narices de tanto gesto altivo y caja destemplada del portugués, imagínense cómo estarán las buenas gentes del Atlético de Madrid, por poner un caso.

Y encima le salen aprendices de brujo al de Setúbal, como el entrenador del Borussia Dortmund, Klopp, que se postula como recambio en el puesto de incordio oficial. Pues nada, al menos es un tío más sonriente y sufriremos menos aguantándole.

Klopp podría ser incluso un recambio de Mourinho en el banquillo madridista. Supongo que tener a un bufón en este puesto es algo que crea adicción, y la parroquia blanca no podría pasar sin su dosis de circo.

Otras informaciones apuntan al técnico del PSG, Carlo Ancelotti. Para un madridismo acostumbrado a la droga dura, esta solución suena a metadona de la mala. Apuesten por la solución más efectista y acertarán.

Presidencia a la coreana

Florentino Pérez convocará elecciones después de la eliminatoria contra el Borussia. Lo ha anunciado De la Morena en la Ser, así que ya pueden estar seguros de que será así. La noticia no es que se vuelva a presentar, sino que probablemente no haya ninguna candidatura opositora. Ya dijo el expresidente barcelonista Narcís de Carreras que la inspiración del Madrid era totalitaria. Después de la guerra civil, antes votaron los españoles que los socios del Madrid. En ese club, las elecciones siempre han sido un estorbo.

En twitter: @carlestorras
Publicado en El Mundo Deportivo (20-04-13)

portada llibre

Ya está el madridimo deshojando la margarita. Mou nos quiere, Mou no nos quiere. ¿Se queda o se va al final de la temporada? Todos los periódicos de la capital coincidían esta semana en destacar que si el Madrid llega a semifinales de la Champions -más que infierno turco haría falta la reconstitución del imperio bizantino para evitarlo- Mourinho se convertirá en el tercer técnico de la historia blanca que consigue tamaña gesta.

No se comenta el desaforado coste económico del ‘Mou Team’, ni el deterioro de la imagen institucional del club, ni que por primera vez en muchas décadas el Madrid ha cedido claramente al Barça el trono simbólico de mejor equipo del mundo. Ni tampoco se habla del escaso ascendente del Madrid en la selección que más gloria ha dado a España. Todo esto no importa. Lo importante es que por tercer año llegan a las semifinales de la Champions. Y saber si ello ayudará a que Don José se quede entre nosotros.

A Mourinho le importan un pepino el legado de Bernabéu, el espíritu de Juanito y la cabeza de Santillana. A Mourinho le importan, por este orden, su cuenta corriente y su cuenta de trofeos. Y lo mejor de todo es que lo ha dicho con todas las letras cuando se lo han preguntado.

La última vez que Mourinho hizo profesión de amor a unos colores fue cuando dijo aquello de “hoy, mañana y siempre con el Barça en el corazón”. Y ya ven ustedes en qué ha quedado tanto sentimiento. Para que te lleven en el corazón de esta manera, mejor que te olviden para siempre. A mí, si fuese madridista, lo que más me preocuparía no serían los planes de futuro del más grande mercenario que ha dado el fútbol en muchas décadas. Lo que más me preocuparía sería la foto que gracias a Mou tenemos del momento actual del club blanco. En lo institucional, lo social y lo deportivo.

Sí, Madrid es la capital de España. Y, efectivamente, el Real Madrid es el mejor reflejo de cómo está el país.

Xabi Alonso, el GPS

Para un entusiasta comentarista televisivo de los partidos de la selección, Xabi Alonso es “el GPS del combinado nacional”. Ya es mérito, teniendo en cuenta que se codea con los mejores medios del mundo. También la prensa de Madrid eleva al vasco a los altares: Alonso organiza el ataque, roba balones, corre más que nadie y es el auténtico cerebro. Pues ya lo saben los rivales del Madrid: con anular a Xabi lo tienen todo hecho. No creo yo que sea tan fácil ni que al de Tolosa le adornen tantas virtudes como dicen.

En twitter: @carlestorras
Publicado en El Mundo Deportivo (06-04-2013)