1- No hay presos políticos en España. 12 personas han ingresado en prisión incondicional preventiva por querer llevar a la práctica un mandato electoral refrendado en las urnas.

2- Los catalanes ejercen su derecho de autodeterminación en cada convocatoria electoral. En 2017 (y 2015) ha ganado una mayoría independentista a la que se le impide llevar a la práctica su programa electoral.

3- Cataluña puede defender cualquier propuesta política siempre y cuando lo haga pacíficamente. La propuesta política ha sido pacífica, pero la respuesta no: ha habido represión policial violenta, encarcelamientos y políticos en el exilio.

4- En España existe la separación de poderes. La vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, la justicia belga y los hechos se han encargado este año de demostrar que existe una acción coordinada entre algunos jueces y el poder ejecutivo.

5- Los independentistas ganan en escaños pero no en votos. El bloque indepedentista sumó el 21D más escaños y más votos que el bloque favorable al 155.

6- Las movilizaciones indepedentistas han pasado a ser violentas. Diversos juristas coinciden en que el delito de rebelión y el de sedición no son aplicables a los altos cargos de la Generalitat por la ausencia de violencia. En cambio, sí la han ejercido la policía nacional, la guardia civil y la ultraderecha.

7- Europa da la espalda a Catalunya. Puigdemont consigue un trato justo en Bruselas, y la justicia española se ve obligada a retirar la orden de búsqueda y captura que había lanzado contra él. Angela Merkel exige a Rajoy que negocie con el gobierno catalán después del resultado electoral.

8- La aplicación del artículo 155 es la respuesta administrativa a un desafío concreto. En paralelo a la ejecución del 155 se han tomado decisiones para provocar el ahogo financiero de TV3 y se allana el camino para la intervención del modelo educativo catalán, al que se acusa sin pruebas de “adoctrinamiento”.

9- A los catalanes sólo les preocupa la pela. Este punto es de los que más me alegra incluir en el ranking. Después del coreografiado desfile de bancos y empresas trasladando sus sedes sociales fuera de Catalunya, el voto absoluto independentista ha aumentado. Por otro lado, el crecimiento del PIB del 4º trimestre del 2017 es superior al del 2016.

10- El día que hable la mayoría silenciosa se acabará el Procés. Con una participación récord del 82%, los independentistas obtuvieron el 21D más votos y escaños que el bloque constitucionalista/unionista. Claro que todavía queda una “mayoría” silenciosa del… ¿17 y pico por ciento?

11- Los Mossos d’Esquadra no son una policía al nivel de las otras policías europeas. La gestión de los atentados de las Ramblas y de Cambrils demostraron a la opinión pública la profesionalidad de este cuerpo y su alta eficiencia en la estrategia comunicativa. En ambos aspectos, los Mossos estuvieron a la misma altura, o claramente por encima, de otros cuerpos policiales cercanos.

12- Los Mossos desobedecieron las instrucciones del juez el 1 de Octubre. Los Mossos cerraron 244 colegios electorales sin emplear en ningún caso la fuerza, mientras que la policía nacional y la guardia civil sólo consiguieron cerrar 90 y con los medios que todo el mundo pudo comprobar.

13- La prensa internacional ignora el Procés. Los más prestigiosos medios escritos y audiovisuales del mundo se han hecho eco de las demandas de la sociedad catalana, especialmente a raíz de la violenta represión del referéndum del 1 de Octubre. Y todos, en el mismo sentido como lo hizo el New York Times:

14 –Rajoy nunca negociará con el presidente de la Generalitat sobre el derecho de los catalanes a decidir su futuro. Veremos si esto es así, pero de momento Rajoy dijo la noche del 21D que sólo hablaría con Inés Arrimadas, como candidata más votada. Y dos preguntas más tarde admitió que su obligación también era reunirse con el presidente electo.

15- Los soberanistas viven en matrix. El partido que se considera ganador de las elecciones catalans, cuyas cuentas han sido cuestionadas por el Tribunal de Cuentas, no gobierna ni un sólo ayuntamiento catalán. Y el partido que gobierna España es el último en número de votos entre las 7 principales fuerzas del Parlament, en el grupo Mixto con sólo 4 escaños. ¿Quién está en matrix en Cataluña?

Anuncios

En veinte años en Madrid no he conseguido convencer a prácticamente ninguno de mis amigos de que decir “no me siento español” no tiene nada que ver con decir “me siento superior”. Ni más especial, ni más listo, ni más moderno, ni más europeo, ni más cool, ni leches. No tiene nada que ver.

“No me siento español” es una frase que no es recomendable decir en la capital porque molesta a la gente y suele ser la antesala de una agria sobremesa.

En cambio, tengo a dos buenos amigos que no reaccionaron mal. Uno es de Málaga y el otro, de Madrid. Entendieron esa declaración sin pedir explicaciones adicionales.

Así que, evidentemente, no fue mio el mérito de haberles transmitido que “no me siento español” es una frase que no pretende ofender a nadie.

Ellos encajaron la frase de forma distinta al resto de personas inteligentes, farrucas, tolerantes, intolerantes, cosmopolitas, paletas, de izquierdas, de derechas, heterosexuales, gays, procatalanas, catalanófobas, unitaristas, federalistas, del Madrid, del Atleti y del Barça que he conocido en veinte años en la capital.

Esa declaración, “no me siento español”, para mí es clave. No tiene argumentación a favor ni en contra. Es como “creo en Dios”. No hay nada más que decir. Es -o debería ser- tan respetable como irrebatible.

Y da sentido al resto de argumentos para la independencia: históricos, económicos, lingüísticos, de legitimidad institucional… No le demos más vueltas: cualquiera de ellos sería accesorio si no fuese por lo que señaló el president Montilla hace años: la desafección.

Estos dos amigos no han ido muchas veces a Catalunya, ni tienen familia allí, ni son de Podemos, ni tan sólo simpatizan con la causa soberanista ni, mucho menos, independentista.

Le he dado muchas a vueltas a identificar aquello que los distingue del resto (aparte de que son de mis mejores amigos en la capital, claro). Y he llegado a una conclusión, quizá pobre, quizá demasiado simplista, quizá insuficiente.

Yo creo que se han identificado con alguien a quien aprecian y han comprendido que, si hubiesen nacido en mi circunstancia, pensarían seguramente de forma muy parecida a mí. O así lo veo yo.

Críticas del españolismo al soberanismo catalán que resisten muy mal un espejo.

1 El discurso único. ¿Cuántas críticas se oyen en los medios españoles a la estrategia emprendida por el PP en Catalunya?

2 El nacionalismo como estrategia de distracción. ¿Cuál es el partido político en Europa que tiene más cargos electos procesados por casos de corrupción?

3 La deshumanización del adversario político. ¿Quien menosprecia sistemáticamente al adversario político tildándolo de radical, insensato, suicida, ingenuo, anacrónico, cuando no de totalitario o nazi?

4 La ausencia de garantías parlamentarias. ¿Qué fuerzas políticas basan en opacos pactos de salón la respuesta a los principales retos políticos y económicos del Estado?

5 La falta de pluralismo en los medios de comunicación. ¿Cuántos soberanistas hay en las tertulias de los programas informativos de alcance nacional? ¿Cuántos líderes soberanistas suelen tener voz en esos programas?

6 La existencia de una “mayoría social silenciosa”. ¿Qué hacen realmente los principales partidos políticos en España para reducir las altísimas y crecientes cifras de abstención en todas las elecciones?

7 La arcadia feliz. ¿Quién considera a España como la “patria indivisible de todos los españoles” donde la unidad es un bien moral a proteger por encima de todo?

8 El rechazo a Europa. ¿Quien se ha opuesto sistemáticamente a que ningún foro Europeo tome cartas en la solución de los conflictos territoriales en España?

9 El adoctrinamiento infantil. ¿Quién ha convertido la fiesta nacional en un desfile militar al que acuden familias enteras?

10 La manipulación de la historia. ¿Quién cuenta a sus hijos que la colonización de América fue un “descubrimiento”o un “encuentro de culturas”, y que el genocidio indígena es una “leyenda negra”?

11 La mezcla de política y deporte. ¿Quién convierte una victoria en el Mundial en un acontecimiento histórico de proporciones épicas?

12 El supremacismo nacional. ¿Qué nación de las que coexisten en España niega la existencia de las demás?

13 La imposición lingüística. ¿Qué idioma se autoconsidera superior a todos los que existen en la Península?

14 El victimismo. ¿Quiénes acusan a los soberanistas periféricos de “querer romper España”?

15 El uso abusivo de las mayorías parlamentarias. ¿Qué fuerzas políticas han aplicado sistemáticamente el rodillo parlamentario cuando han disfrutado de la mayoria suficiente para hacerlo?

16 La insolidaridad. ¿Qué gobierno, junto a otros miembros del selecto club europeo, impone durísimas condiciones a países terceros para concederles créditos?

17 Provocar una fractura social. ¿De qué único lado se ha practicado la violencia en Catalunya desde que empezaron las reivindicaciones soberanistas?

18 Permitir que principios esencialistas condicionen la vida institucional y política. ¿Qué jefe de Estado lo es solamente por derecho dinástico, por el mero hecho de ser hijo de quien es?

19 Presionar a la justicia. ¿En qué país hay una Constitución que exime al jefe del Estado de responsabilidad legal y en qué país el fiscal pide la absolución de un miembro de la familia real acusado de corrupción?

20 Los gastos superfluos en representación exterior. ¿Cuánto cuesta la obsoleta red de Embajadas españolas en el extranjero y qué grado de eficacia tiene la esclerótica y anticuada clase diplomática?

1-El defectuoso encaje de Catalunya en España no es responsabilidad exclusiva de ninguna de las dos partes.

2- Para encontrar una solución a los conflictos territoriales, habría que huir de los planteamientos esencialistas y aplicar soluciones racionales desde ambas partes.

3- La configuración territorial del Estado debería tener en cuenta el criterio de los parlamentos de las Comunidades históricas, y no someterse simplemente a la aritmética parlamentaria de Congreso y Senado.

4-La Constitución del 78 no cierra la configuración territorial del Estado, sino que deja un gran margen abierto a pactos políticos e interpretaciones judiciales posteriores.

5-Después de 40 años de existencia del Estado de las autonomías, los únicos territorios donde la adscripción nacional de sus habitantes sigue siendo motivo de debate son Galicia, Euskadi y Catalunya.

6-La lectura de la Constitución que han venido haciendo PP y PSOE no es la única posible. Es solamente una más de las posibles.

7-El “café para todos” como principio rector de la política autonómica para gestionar realidades socioculturales tan diversas no parece haber sido el mejor instrumento para conseguir que todas las CCAA se sintieran tratadas justamente.

8-El nacionalismo español puede ser tan excluyente, autocomplaciente y provinciano como el de las comunidades históricas.

9-El déficit en las balanzas fiscales entre Comunidades Autónomas no es el único factor detonante de los conflictos territoriales en España.

10-Ni la unidad de España ni la separación de Catalunya son un valor universal en sí mismas. Ni patrias indivisibles ni divisiones por patriotismo. Las fronteras son convenciones políticas que se mueven en función de los intereses sociopolíticos y económicos del momento.

11- En un continente que es un mosáico de nacionalidades y que defiende la libertad y la democracia como principales motores de la acción política, el respeto a la autodeterminación debería prevalecer sobre la imposición de fronteras.

12- La corrupción política ha existido tanto en el conjunto de España como en Catalunya, y no es por ello la principal característica de la “marca España” ni la coartada perfecta para los líderes soberanistas.

13-El Tribunal Constitucional no puede suplantar a las cámaras de representación del Estado y de las Comunidades históricas en la labor de configurar territorialmente España.

14-Las lenguas co-oficiales deberían protegerse siempre y no utilizarse jamás como arma en la arena del debate político cotidiano.

15-Ninguna de las partes debería descartar por principio la mediación de terceros para desbloquear la actual situación política con soluciones imaginativas.

Mi último post parece haber concitado la atención de algún portal de noticias y originado una suerte de campaña en redes sociales. La diana de dicha campaña no he sido yo, el humilde autor del blog, sino la presentadora de Espejo Público, Susanna Griso. Sé que los altavoces de esta campaña nunca se harán eco de lo que voy a escribir a continuación, pero no me voy a privar por ello de hacerlo.

– Cuestionar la independencia de una presentadora en función de cómo piensa su pareja denota una visión tremendamente patriarcal de la profesión y de la sociedad en general. Nunca ocurriría en el caso de un presentador.

– El posicionamiento de esta presentadora en referencia al tema catalán es público y notorio. En multitud de ocasiones ha hablado de ello en su programa. ¿En serio para alguien puede pesar más, al valorar su trabajo como presentadora, lo que escriba su pareja en un blog que lo que ella dice con sus propias palabras?

– Creo que no nos damos cuenta del tipo de sociedad al que nos dirigimos cuando simples opiniones políticas se utilizan como armas arrojadizas en campañas de desprestigio. Opiniones, dicho sea de paso, discutibles como todas pero expresadas siempre con respeto.

– Las campañas de linchamiento desautorizan siempre a sus responsables, y más cuando se lanzan desde la sombra del anonimato.

Desconfien de quien intenta atacar a una profesional por lo que es, piensa u opina su pareja. Por muy desafortunado, tendencioso, malicioso, o simplemente mediocre que sea este blog, hay que atribuir su autoría y responsabilidad exclusivamente a quien lo escribe.

Si quieren saber cómo trabaja y como piensa Susanna, lo tienen muy fácil: pongan cualquier día de la semana Antena 3 a las 8:30 de la mañana y juzguen ustedes mismos. No ofendan a millones de mujeres que se ganan la vida y forjan su carrera profesional sin necesidad de ridículas tutelas paternalistas.

Por cierto, la directora del programa también es una mujer, se llama Belén García y es una de las mejores profesionales del país, ponga lo que ponga su pareja en el Twitter. Y asómbrense: hay muchas otras mujeres trabajando en ese equipo, y nadie las juzga por los blogs de sus maridos, sino por sus capacidades profesionales. Un respeto para todas ellas.

20 sencillas preguntas que cualquier ciudadano español debería hacerse.

Si contestas que sí a todas, eres Albert Rivera.
Si contestas que sí a entre 15 y 20, eres un buen patriota.
Si contestas que sí a entre 10 y 15, eres sospechoso de ser federalista.
Si respondes a todas que no, cuidado: eres podemita o hasta sedicioso.

1. ¿Me preocupa más el independentismo que la independencia del poder judicial?
2. ¿Me niego ni a imaginar cómo sería mi vida en el caso de que Catalunya fuese independiente?
3. ¿Quiero a Catalunya no por lo que es sino porque forma parte de mi país?
4. ¿Considero que Catalunya es una sociedad fracturada y España es una sociedad cohesionada?
5. ¿Me gustaría que mi gobierno delegase en la justicia la respuesta a una demanda de la mitad de la sociedad española?
6. ¿Me molesta ver a niños en manifestaciones soberanistas y me encanta llevar a los míos los actos de la Hispanidad?
7. ¿Considero que el español es el idioma más universal de los que se hablan en España?
8. ¿Solamente el Tribunal Constitucional tiene la potestad de interpretar la Constitución?
9. ¿Considero que los catalanes unionistas son cosmopolitas y los independentistas son catetos?
10. ¿Es posible manipular a una sociedad para que emita en masa un voto erróneo?
11. ¿Creo que en democracia no todas las demandas son lícitas, aunque se hagan de forma pacífica?
12. ¿Pienso que los medios de información nacionales son plurales y los periféricos son claramente tendenciosos?
13. ¿Me parece de mala educación que hablen en catalán delante de mi?
14. ¿Es legítimo meter en la cárcel a un político porque pretende romper España?
15. ¿Los catalanes siempre han sido españoles y los que no lo aceptan es porque los han engañado?
16. ¿Lo que piense la mayoría de los españoles prevalecerá siempre sobre lo que piensen la mayoría de los catalanes?
17. ¿Los catalanes han tenido siempre el vicio de pedir y los españoles la virtud de decir que no?
18. ¿Los catalanes serían mucho más felices si abandonasen para siempre sus aspiraciones soberanistas?
19. ¿Prefiero dar una lección a los catalanes antes que resolver sus problemas con el resto de los españoles?
20. ¿Nunca aceptaré que Catalunya deje de ser España aunque yo no piense poner los pies allí?

Si la política es una función de teatro, las piezas que conforman el decorado español van transformándose ante nuestros ojos para introducirnos en un mundo grotesco con trasfondo tenebroso. Lástima que no hablamos de ficción, sino de realidad.

1- Soraya es una célula ejecutiva reducida (nunca mejor dicho) que tiene como brazos ejecutores al Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas, el juez amigo de turno en el TSJC, el Fiscal General del Estado, el CNI, todos los Cuerpos y Fuerzas de seguridad del Estado y el Rey. Es como la diosa Kali de la destrucción, con sus ocho amenazantes brazos.
2- Felipe VI ya no es “el preparado” sino “el enojado”. Su única prestación institucional es leer íntegramente los discursos que le pasan moviendo mucho la mano y frunciendo el ceño. En cambio, muestra encefalograma plano ante estímulos al diálogo.
3- El Estado, que ostenta el monopolio de la fuerza en todas sus formas posibles, acusa a la ciudadanía de Catalunya, pacífica y desarmada, de haber realizado un golpe de Estado y aplica la misma receta que en Euskadi en tiempos de ETA.
4- El Tribunal Constitucional, que era un paquidérmico órgano de garantias constitucionales, ya es un grácil y eficiente Tribunal de Orden Público que suspende y castiga a destajo y en tiempo récord.
5- En el Parlament hay que respetar todos y cada uno de los requisitos procedimentales cuando se aprueba la ley del referéndum, pero se puede suspender preventivamente un pleno -aunque todavía no esté formalmente convocado- si se sospecha que se va a declarar en él la independencia.
6- Los policías que cometieron el atropello antidemocrático masivo más flagrante de la historia reciente de España resulta que son ahora las víctimas de la represión de un sector hotelero peligrosamente hostil.
7- Hubo tantos heridos el 1 de Octubre entre los 10 mil policías que actuaron en Catalunya pertrechados como antidisturbios como entre los manifestantes de todas las edades que levantaron los brazos ante el embate de las porras.
8- Hay “imágenes falsas” de policías pegando a gente mayor. ¿Han sido generadas en 3-D?
9- Los bancos, que han sido hasta hoy la máxima expresión de la prudencia y del conservadurismo, se convierten de súbito en la avanzadilla del reconocimiento de facto de la independencia de Catalunya.
10- El gobierno, que ha cedido históricamente a todas y cada una de las presiones de los bancos, demuestra que, cuando le interesa, tiene la fuerza necesaria para “echarlos” de Catalunya en previsión de “lo que pueda pasar”.
11- Los socialistas, que tanto se han quejado de la falta de garantías legales y parlamentarias del procés, ahora presentan recursos de amparo ante el TC para que suspenda plenos parlamentarios antes de que se celebren. Es el neoconstitucionalismo “avant la lettre”. Son… ¿ultraconstitucionalistas anticonstitucionales?
12- Albiol, anteriormente tan preocupado por el clima de convivencia en Catalunya, ahora fleta autocares desde Madrid plantar cara a las manifestaciones de la otra parte. ¿Un supuesto bombero travestido de pirómano?
13- El hombre que ha hecho más por la seguridad ciudadana en Catalunya en los últimos años es citado a declarar en Madrid por un delito de sedición.
14- Podemos, los defensores de la democracia real 2.0, ponen en pie de igualdad la “hoja de ruta unilaterial” y la “violencia policial del 1 de Octubre” para pedir diálogo “a las dos partes”.
15- Después de la violencia del día del referéndum, todavía hay periodistas y políticos que ostentan su presunta equidistancia. ¿Es ética esa actitud ante un atropello tan desigual?

1- El soberanismo se ha plantado en el referéndum en una posición inmejorable para conseguir sus objetivos. Llegan cohesionados como nunca, sin haber caído en ninguna provocación, movilizados y esperanzados.

2- El Estado ha cometido infinidad de errores que se han ido sumando al pecado original de la falta de diálogo. El PP paga caros ahora los constantes derrapes en su política territorial.

3- A pesar de ello, la solidaridad en Madrid hacia el movimiento soberanista ha sido y es prácticamente inexistente. Sectores muy minoritarios han manifestado su apoyo, otros su categórica oposición, mientras la famosa mayoría silenciosa hace lo que la caracteriza: callar.

4- No hay ningún indicio en la política española que permita pensar en un cambio de sensibilidad respecto a las demandas catalanas a corto o medio plazo. Hoy, 30 de Septiembre del 2017, sigue siendo cosa de ilusos pretender modificar la Constitución en un sentido favorable a los intereses que han manifestado la mayoría de catalanes. La mayoría de catalanes quiere algo opuesto a lo que quieren la mayoría de españoles.

5- Al contrario, estamos más bien en puertas de vivir un rebrote nacionalista español en respuesta a la crisis catalana. El PP, preso en la pinza formada por la ultraderecha y por Ciudadanos, está cada vez más dispuesto a liderar una refundación neocentralista del Estado que pase por una recuperación significativa de las competencias. Lo veremos.

6- El discurso de Podemos, surgido de un 15-M muy permeable al derecho a decidir y a los instrumentos de democracia directa, vira cada día más hacia posiciones homologables con los partidos de toda la vida. Si sigue este transformismo político, es muy probable que en un par de elecciones más ya no quede nada de aquellas demandas ciudadanas en las plazas de España.

7- El autonomismo de la antigua Convergència i Unió en Madrid no está, ni se le espera, ni -lo que es más significativo- se le busca. Salvo la enésima tentativa frustrada de Antoni Fernández Teixidó de convertirse en… algo. Durante los últimos años no ha habido ni un intento serio de articular un revival del pensamiento y estrategia de Miquel Roca o de Josep Antoni Duran Lleida. La tercera via alberga un convoy anticuado y descencijado.

8- En Madrid han aparecido multitud de banderas españolas en los balcones un mes antes del 12 de octubre. Pero no hemos oído -de momento- a ningún general chusquero llamando a la intervención de los tanques. Quizás el nacionalismo español abandona los cuarteles y aterriza en las calles. Bienvenido.

9- Los españoles jóvenes no están a favor del derecho de autodeterminación de Cataluña, pero no tienen una posición tan esencialista respecto a la unidad de España. Uno me dijo el otro día: “Estoy a favor de que votéis, pero me apetece que Cataluña siga siendo España”. Es un cambio.

10- Si se reorientase hoy mismo el discurso oficial en Madrid y se empezase a hacer pedagogía efectiva y no nominal de la plurinacionalidad del Estado, quizás en 20 años más veríamos algún cambio significativo en el sistema español de partidos. De momento, en 2017, dicen las mismas cosas que decían el día después de morir Franco.

Mi opinión personal: vayamos tirando y, si eso, volvemos a hablar cuando las cosas hayan cambiado en la España fraternal. De momento, a votar y a votar que .

 

1 – Catalunya es un país donde la gente vive oprimida por sus mayorías parlamentarias.

2 – Catalunya es un país donde todos los niños son discriminados en la escuela. Unos, por tener que aprender una lengua que no es su lengua materna, y otros por no poder aprender bien la lengua oficial de todos los españoles.

3 – Catalunya es un país donde la gente se ha inventado una lengua sólo para que no les entiendan los demás, y que usan incluso en casa.

4 – Catalunya es un país donde la mitad de la población es perseguida por la otra mitad por hablar en otra lengua.

5 – Catalunya es un país donde las familias han dejado de comer juntas en Navidad por sus discrepancias políticas.

6 – Catalunya es un país donde la burguesía sólo defiende sus intereses y cambia de chaqueta en función de quien gobierna.

7 – Catalunya es un país donde los políticos roban.

8 – Catalunya es un país que cada año inventa movilizaciones sociales inexistentes.

9 – Catalunya es un país donde la mayoría no se manifiesta por miedo a la minoría.

10 – Catalunya es un país que quiere tener una selección nacional de fútbol sólo para jugar contra la de España.

11 – Catalunya es un país donde el presidente está preso de los antisistema y, además, tiene un nombre impronunciable.

12 – Catalunya es un país que tiene que pedir dinero prestado porque no sabe gestionar sus recursos.

13 – Catalunya es un país que en vez de agradecer las inversiones que recibe se dedica a protestar por las deficiencias en sus infraestructuras viarias y de transporte.

14 – Catalunya es un país que recibió mucha ayuda de Franco y ahora se considera parte del bando que perdió la guerra civil.

15 – Catalunya es un país que, a pesar de ser tan horrible como es, nunca dejará de formar parte de España.

 

1 – La monarquía, no refrendada por los ciudadanos ni responsable ante la justicia.

2 – La falta de cariño institucional hacia los perdedores de la guerra civil.

3 – Un Tribunal Constitucional controlado por su ala más conservadora.

4 – Una Constitución aprobada por miedo a los militares.

5 – La interpretación siempre restrictiva de la Constitución en materia autonómica.

6 – La falta de interés en llegar al fondo de la trama de los GAL.

7 – La existencia de una doble trama corrupta dentro del Cuerpo Nacional de Policía.

8 – Las comisiones parlamentarias de investigación que sólo sirven para crear más confusión.

9 – Un poder judicial que ha tardado 30 años en atacar la corrupción política.

10 – Una educación pública o concertada que nunca ha conseguido ser laica.

11 – Una política autonómica que penaliza fiscalmente a las comunidades
más productivas.

12 – Una inversión en infraestructuras públicas determinada por criterios ideológicos.

13- Unos medios de comunicación que siempre hablan de soberanismo y nunca invitan a soberanistas.

14 – La configuración radial de todos los medios y vías de transporte.

15- Los peajes que sólo se rescatan cuando están en Madrid y entran en quiebra.

16 – Una izquierda que prefiere un gobierno de derechas a negociar con soberanistas.

17 – Un Estado que no defiende a las lenguas co-oficiales ni dentro ni fuera de sus fronteras.

18 – Un gobierno capaz de “desmontar la sanidad” de un territorio para amedrentar sus reinvidicaciones.

19 – Una nación española que proclama su supremacía sobre las demás naciones del Estado.

20 – Una Constitución que pone al Ejército como garantía última de la unidad de España. ¿La unión hace la fuerza o se hace a la fuerza?

21 – Unas leyes que garantizan el derecho a vivir sólo en castellano en comunidades con lengua co-oficial.

22 – Una derecha rehén de la Iglesia católica y de su cerrazón en materia de igualdad de la mujer y derechos LGTB.

23 – Un poder judicial más interesado en influir en los telediarios que en ser justo.

24 – Una mayoría social que prefiere que no se vote a aceptar un resultado electoral adverso.

25 – Una derecha que da lecciones de democracia sin haberse sacudido todavía la herencia del franquismo.